• Abierto de  Lunes a Viernes: 9:00–14:00, 17:00–21:00

  • 630 72 11 94

ANSIEDAD ANTICIPATORIA

ANSIEDAD ANTICIPATORIA

Anticipamos lo que nos puede llegar a venir,  acontecer, y no de una forma dudosa o con incertidumbre, sino rotundamente cierto, es la llamada ansiedad anticipatoria. Por un lado, la sociedad, cada vez más exigente, al menos para las personas que sufren este tipo de trastorno, y por el otro las propias exigencias, el querer ser más, mejor, más competitivo, mejor deportista, más listo, con más éxito, nos dejamos engañar por la meta hacia la que vamos, pensando con cierta lógica, que cuando la alcancemos vamos a ser lo que ahora no somos, más más y más. Sin darnos cuenta de que lo importante no es la meta, es el camino, la idea de gozar del camino, de pararnos voluntariamente en momentos de sentirnos acelerados, y preguntarse: ¿A dónde voy? ¿Cómo voy? ¿Cómo estoy yendo, me gusta? ¿Me complace verme así? Sin excusas como: cuando consiga mi meta, cuando consiga lo que tanto persigo, entonces podré descansar, podré ir a mi ritmo, no te engañes.

Ello no quiere decir que no te esfuerces por conseguir las cosas, a veces hay que luchar duro por conseguirlas, pero no a costa de la felicidad, no a costa de sacrificar tu vida por un sueño, para luego llegar a ese sueño y descubrir que no es como te lo habías imaginado. Todo hay que percibirlo moderadamente, tienes que esforzarte por disfrutar del camino, del camino que tu eliges para llegar a la meta, pero con la conciencia clara que no es un camino que no se puede modificar, tú tienes un propósito, una meta, de acuerdo tómala como referente y hacia ella caminas, pero no sacrificando todo lo demás y aceptando que en las variaciones del camino que has elegido hay socavones, piedras, desvíos y eso también forma parte del camino.

La vida siempre tiene lugar en el presente, en lo que tenemos entre manos. No tiene sentido trabajar para obtener determinados premios «futuros» que más tarde —presuntamente— nos harán disfrutar. Esos momentos de «pódium» son tan breves que no merecen la pena, y mucho menos «pasarlo mal» durante semanas o años para lograrlos. Sin embargo, si gozamos del camino, del día a día, el «premio» es constante e inmediato.

Programar una cita

Nombre
Fecha
Hora
Gracias por su mensaje. Ha sido enviado.
Hubo un error al intentar enviar su mensaje. Por favor, inténtelo más tarde.

Psicólogo Riesco M

Psicólogo Colegiado en el colegio oficial de Castilla la Mancha Nº de colegiado: CM-2230

Contacta con nosotros

Leave A Comment

Ir a Arriba