Que defectos tienes? Cuantos? Cuantos aceptas? Te cuesta sobremanera aceptarlos? Preguntas que normalmente no se plantean porque echando balones fuera, “que los demás se analicen los suyos” “que seguro que tienen más que yo” incluso podemos llegar a reconocer que tenemos unos poquitos, pero pocos en comparación con los demás, hasta es posible que nos digamos que si nos reconocemos muchos fallos, muchos defectos, puede que caigamos en una depresión y eso es lo peor o que nuestra autoestima sufra y decaiga la imagen que tenemos de nosotros mismos, nunca más lejos de los motivos por lo que comprobado está, puedan llegar a ser los inicios de una depresión.  Se apuesta justamente por lo contrario, que el reconocer nuestros defectos, el reconocer nuestros propios errores te crea una especie de protección contra los comentarios, opiniones negativas de los demás hacia tu persona, bien porque te lo digan, bien porque tú lo percibas así en los contactos sociales, porque una vez que tú hayas reconocido de antemano tus propios errores, poco daño te pueden hacer las críticas de los demás.

Me maravillaba y me sigue causando admiración ese tipo de personas con las que interactúas en tu vida que sacaban a relucir sus defectos o sus cosas intimas, como si no les importara en absoluto el hecho de que esos defectos, esas intimidades implicaran una crítica social concertada y consabida y este tipo de gente no eran raros, ni socialmente desadaptativos, muy al contrario por lo general eran personas muy sociables y daba la impresión de que se reían un poco de los prejuicios de la sociedad en ese aspecto. No quiero colocarlos en el pasado porque nos los seguimos encontrando hoy en el trabajo, entre nuestras amistades.

Crees que les importa la imagen que puedan llegar a tener estas personas?  yo diría que no, les pueden importar otras cosas, tener otro tipo de defectos, pero el saber llegar a reconocer eso es una de las aptitudes que facultan a estas personas para disfrutar más de la vida, si lo comparamos con la felicidad, podemos llegar afirmar que es un paso importante para no ser infelices y con eso ya se dice mucho.

Tenemos las reticencias propias del ser humano, de las defensas bien consolidadas que actúan automáticamente ante lo que pensamos que son ataques, en esas defensas una terapia psicológica actúa colaborando con el paciente en que no todas tienen su lógica, en que muchas son injustamente levantadas, en que el hecho de sentirse, de actuar de forma humilde, no quiere decir resignado, ni temeroso, ni siquiera triste ante los acontecimientos. No tiene nada que ver, pero nada, el sentimiento de cuando uno mismo ve y admite y asume sus errores a cuando los ve reflejados en los ojos de los demás.

 

Programar una cita

Nombre
Fecha
Hora
Gracias por su mensaje. Ha sido enviado.
Hubo un error al intentar enviar su mensaje. Por favor, inténtelo más tarde.

Psicólogo Riesco M

Psicólogo Colegiado en el colegio oficial de Castilla la Mancha Nº de colegiado: CM-2230

Contacta con nosotros

Leave A Comment